Por Francisco Sacacia. Secretario Territorial de Comarques del Nord.

Estamos totalmente inmersos en periodo electoral. De hecho, sólo hay que escuchar a los representantes de los diferentes partidos. Poniendo a caer de un burro a los que hasta ayer han ido de la mano…, negociar con un partido de la extrema derecha, con tal de conseguir el gobierno... Empieza a ser preocupante la deriva que están tomando ciertos partidos, ante cuestiones que afectan directamente a toda la ciudadanía.

Hablando de Elecciones, estamos dentro del periodo de concentración de Elecciones Sindicales. Empezaron en verano del 2018, y finalizarán en diciembre de este año. El resto de años se siguen realizando elecciones, pero este periodo es el del mayor volumen de procesos electorales. Unos procesos a los que desde UGT se les da la máxima importancia, ya que se va a elegir a las personas que van a representar al conjunto de los trabajadores y trabajadoras de los diferentes centros de trabajo. Y que del resultado de su actuación, dependen las condiciones de trabajo de sus compañeros.

Y, en este momento entiendo que sería la ocasión de ver la evolución de las elecciones en el año 2018, comparándolas con el mismo periodo del 2014, para valorar la opinión de los trabajadores y trabajadoras.

Partimos de una realidad de la cual en UGT nos sentimos muy orgullosos, y es que en la provincia de Castellón, siempre, año tras año, los trabajadores y trabajadoras han elegido a los representantes de UGT mayoritariamente. Y en este 2018, no ha sido diferente, ya que en lo único que ha cambiado, es que se ha incrementado el número de representantes de UGT, y se ha ampliado la distancia con el resto de sindicatos.

Por ejemplo, sectores tan representativos como el químico, donde están incluidas las empresas de Esmaltes Cerámicos, la representación de UGT es del 61%. El siguiente sindicato tiene el 23%. El sector agrario, almacenes y “collidors”, donde casi se triplican los representantes de UGT con respecto al siguiente sindicato. O la construcción, con las empresas del sector azulejero incluidas, donde los representantes de UGT elegidos, fueron más que el resto de sindicatos juntos. Mas datos, en el sector de servicios (transportes, limpieza, seguridad, hostelería, etc.), hace cuatro años se produjo prácticamente un empate, pasando en el 2018 a casi duplicar el número de delegados de UGT, al del siguiente sindicato. En el sector público, hay que destacar que en las elecciones del personal laboral de los principales ayuntamientos de la provincia, UGT consiguió 27 delegados, por 12 el siguiente sindicato. O en la UJI, que se ha pasado de tener un delegado menos, a ser el primer sindicato con tres delegados mas.

Esta confianza de los trabajadores y trabajadoras, en los delegados y delegadas de UGT, nos confirma que vamos por el camino correcto en defensa de los intereses de la clase trabajadora de la provincia de Castellón. Y seguiremos defendiendo donde corresponda, el mantenimiento y revalorización del Sistema de Pensiones, la lucha contra la precarización laboral, la lucha contra la xenofobia y la homofobia, a favor de la igualdad y decididamente en contra de la violencia de género.

Cumplimos 130 años y estamos totalmente de actualidad.

0
0
0
s2smodern