El objetivo del 2021 debe ser  controlar la pandemia y fortalecer el escudo social

Según las cifras publicadas por el SERVEF, el paro registrado en el mes de  diciembre de 2020 en la Safor, se ha situado en  14833 personas, es decir,  49 parados menos que en el mes de noviembre, una disminución mensual del 0’33%.

Por su parte, los datos anuales indican que tenemos en este mes 2314 parados más que el mismo mes del 2019 lo que supone un incremento de desempleo anual del 18’48%.

En cuanto a la contratación,  se han registrado 5680 contratos en diciembre 2020, lo que ha supuesto 726 contratos menos que en el 2019 es decir un 11’33% de disminución interanual. Por géneros, 2360 han sido a mujeres (41’55%) y 3320 a hombres (58’45%). La contratación indefinida mensual es de 450 contratos y la contratación temporal es de 5230 contratos lo que significa un 7’92% en indefinidos y la temporal un 92’08%. Los contratos han sido tanto en los temporales como en los indefinidos, un 74’68% a jornada completa y un  25’32% a tiempo parcial.

Raül Roselló, Secretario Intercomarcal de UGT-PV, indica que en cualquier caso el dato más relevante es el incremento anual de parados cercano al 20 %, que confirman, una vez más, la absoluta dependencia de la evolución de la actividad y el empleo de la experimentada por la pandemia COVID-19. Por tanto, “El objetivo del 2021 debe ser  controlar la pandemia y fortalecer el escudo social”

La situación económica actual está castigando brutalmente a los jóvenes que buscan incorporarse por primera vez al mercado laboral, ya que ha sido una tónica durante todo el 2020 de un incremento interanual de desempleados que no han trabajado anterior de más del 50 %.

Por eso, más allá del análisis puntual de las cifras pasadas, desde UGT queremos poner el foco sobre lo que hay que hacer para recuperar cuanto antes y de manera segura el crecimiento económico y la creación de puestos de trabajo. El camino es solo uno, y pasa por garantizar la salud de la población y acelerar el proceso de vacunación que acaba de iniciarse, para recuperar la normalidad (la de siempre) en los próximos meses.

Y al mismo tiempo, es vital desarrollar el llamado escudo social para proteger las rentas y los empleos en empresas y hogares. No es el momento de escatimar recursos, sino de invertir cuanto sea preciso en preservar los negocios, los puestos de trabajo y las prestaciones de las personas sin empleo.

Pero también es imprescindible mantener las medidas de fomento de los ERTE todo el tiempo que sea preciso, puesto que se han demostrado un instrumento muy valioso para minimizar el daño de la pandemia sobre la economía y el empleo, constituyendo el mayor elemento diferencial positivo respecto de pasadas crisis, de nefasto recuerdo. El actual acuerdo en este sentido termina el 31 de enero, y UGT apoyará sin duda su prórroga en la mesa de diálogo social sobre esta cuestión, por convencimiento y por responsabilidad.

Para Roselló, todas estas medidas junto con la derogación de las reformas laborales, la subida del Salario Mínimo Interprofesional y la dotación de recursos para los servicios públicos de empleo para reformar las políticas activas de empleo; deberían facilitar que en el segundo semestre del 2021 el mercado laboral empiece a notar una recuperación sostenible.

 

 

NOTA: Adjuntamos gráfica de evolución anual de número de parados:

 

 

0
0
0
s2smodern